El corrupto eres tú

Artículo para el #1 de la Revista GURB

http://www.gurbrevista.com

Hola. Mi nombre es Alberginio Ruipérez. Soy político. Aunque nací en la aldea de Cualquierlugar, en realidad no importa de dónde vengo, podría ser de cualquier ciudad, haber nacido en cualquier pueblo, haber mamado de cualquier familia. Podría ser el hijo del panadero de tu pueblo, tu vecino de arriba, la hija del consejero delegado de tal empresa o el sobrino de ese músico de canción flamenca que tanto le gusta a tu abuela. Eso es lo de menos. Lo que es importante, en realidad, es que estoy en política porque es donde quiero estar. Tengo una clara vocación de servicio público. Soy una persona juiciosa, un esforzado gestor de los recursos de todos. Mis primeros pasos en política fueron guiados por la creencia convencida en una forma de comprender la sociedad, de entender a este ser tan extraño y errante que se autodenomina Homo Economicus.

Creía- y lo sigo haciendo pasados los años- que los recursos del grupo sólo pueden ser administrados por unas pocas personas, un círculo lo más cerrado posible de individuos altamente capacitados, orientados al servicio a los demás, con instinto para el debate y para la consecución de acuerdos provechosos para la mayoría. Este tipo de personas entre las que me encuentro, hemos desarrollado una intuición especial por el concepto del largoplazismo, es decir, por huir de los planteamientos electoralistas y centrarnos en aquello que es duradero en el tiempo, imperecedero en el haber de la sociedad. Como puedes comprobar los políticos velamos por ti. Somos personas predestinadas a salvaguardar tu bienestar. El de tu mujer, el de tu marido. Y el de tus hijos. Las pensiones de tus padres, la invalidez de tu suegra, la educación de tu sobrino, la protección del medioambiente y el aseguramiento de un trabajo digno, una vivienda aceptable y un país moderno y próspero donde vivir sea un motivo de alegría. De todo eso es de lo que mis compañeros políticos y yo nos encargamos. Somos tus ángeles de la guarda.

 

En este proceso tan fatigoso de defender tus intereses, los políticos sufrimos mucho. Nos desgastamos sobremanera en el ejercicio de nuestras funciones. Nuestras familias padecen nuestra vocación con resignación. Existe para nosotros una erosión, un coste personal importante por defender tus intereses. Tú nos desgastas. Tus cosas nos desgastan.

Necesitamos un pequeño acicate. Lo que tú nos pagas no es suficiente.   

 

Imagino que lo comprenderás, los políticos también merecemos divertirnos un poco, no todo va a ser trabajar, trabajar y más trabajar. Nos gusta viajar, nos gusta utilizar coches oficiales. Montar convenciones, mítines, acudir a actos oficiales. Organizar comisiones de todo tipo en la que nos echamos unas buenas risas. Darnos paseos en coches de lujo, lucir bolsos de marca, trajes de buen sastre. Manipular bancos y cajas, emisoras de Televisión, empresas de reciclado de basuras, o empresas de aguas. Facilitar la comisión de EREs sin fundamento y prejubilaciones a nuestra gente sin motivo legal para ello. Nos encanta comer bien, y mucho. Vaya, que disfrutar un poco de la vida no debería estar prohibido a nadie, ¿no?. También nos gusta mucho el poder y su erótica. Tú probablemente no entiendas esta afición porque nunca reunirás la cantidad de poder necesaria para disfrutarla. Esa sensación de encaramarte a la silla de mando, cuyo asiento sobresale en las alturas, rodeado de las altas nubes, con los pies colgando del vacío y la mirada del águila controlando al electorado, que no se descarríe. Legislar para controlar. Para aplastar al disidente. Disfrutar como enanos del gozo que produce la sensación regeneradora de aquel que ostenta el poder y lo administra a su antojo. Visto lo visto, imagino comprenderás que es lícito de cuando en cuando tomarnos con cierta ligereza esta pesada carga con la que tu voto castiga nuestra espalda, ¿verdad?. Tú también lo harías, estoy seguro. 

 

ALAMINOS-ROBERT-FORNES

Ilustración: Jorge Alaminos

Por que tú y yo somos, en esencia, lo mismo. 

A ambos nos gusta el dinero. 

Jugar con él. 

Convertirlo en un instrumento. 

Una herramienta con la que pagamos a nuestros amigos por ser nuestros amigos, a nuestros enemigos por ser nuestros enemigos, a socios empresariales por lo curiosamente bien que compiten en las licitaciones, a compañeros de partido o adversarios en el salón de plenos por mantener ese precario equilibrio de silencios cuya sintaxis te viene explicada en el reverso del carnet del partido. En sobres a veces, a fajos en otras ocasiones, bolsos, trajes, viajes a Disneyland o Jaguars, todo es lícito para el justo pago de favores a espaldas de una sociedad ignorante que no entiende de estas cosas, que no comprende la soledad de la cumbre. Bastante tenéis con lo vuestro. Con llegar a fin de mes, con sobrevivir a base de mendigar, sin trabajo ni posibilidad de conseguirlo. Con el único acicate de La Roja, que en eso del fútbol sí que somos punteros. Continuad, continuad entonando el Yo soy, español, español, español, mientras nosotros hacemos lo nuestro y mientras muchos de esos esforzados deportistas a los que vosotros adoráis se llevan sus fortunas personales a tributar a paraísos fiscales y os dejan a ti y al principio de solidaridad fiscal con el culo al aire. Seguid cantando, que voy a tirar una bolsa de confeti de esas que valen a quinientos y pico Euros la unidad.

Pero el corrupto no soy yo, ¿sabes?. Tú eres el que traicionas con tu inacción los principios básicos de la democracia. Yo aprovecho las oportunidades, como tú también harías en mi situación. Tú eres el problema. Tú eres el que me lo permites. El corrupto eres tú.

Link: http://www.gurbrevista.com/2014/05/el-corrupto-eres-tu/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s