Horror

Aún hoy me sigue dando espanto quedarme solo en una habitación oscura. Cada noche, al dormirte, te crees a salvo de esas cosas, hasta que escuchas el primer susurro, ves la primera sombra acercarse errante desde la puerta, sientes el horror al percibir por primera vez esa gélida corriente de aire que te alcanza la piel del brazo.

Entonces descubres que nunca jamás volverás a dormir en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s